Before the flood

13.11.2016

Ayer vi el documental de Leonardo DiCaprio y National Geographic, me dejó impactada, y no por los datos aunque sean brutales y realmente asusten. Este tema me interesa mucho y en las redes sociales sigo a muchas empresas que se dedican a las energías renovables, al reciclaje, al proceso del cambio climático, etc.. Algunos todavía piensan que es todo mentira, que es una farsa, bla, bla, bla.. Y desde un punto de vista totalmente objetivo, dejando detrás mi gusto por lo natural y la vida, creo que los agentes contaminantes realmente hacen daño al planeta. 

Es de sentido común, ¿no? 

Pensemos que vamos de viaje y nos quedamos a dormir un par de noches en casa de unos familiares o amigos lejanos, qué mínimo que llevarles algún detalle, hacer la estancia agradable, ¡dejar por lo menos la cama hecha! Pues bien, pensemos que nuestro planeta es esa casa donde nos hospedamos de manera temporal, nuestro planeta no está aquí para servirnos los 80 años que estemos en él...es él quien nos permite vivir con temperaturas adecuadas, proporcionándonos alimento de su tierra y del mar, oxígeno para respirar... 

Sería una locura no dejar el planeta igual o mejor de como lo encontramos durante el poco tiempo que estamos de visita en él. ¿No es justo que dejemos las cosas tal y como las encontramos o mejor? Si nos comparamos con la cantidad de miles de millones de años que La Tierra lleva aquí..nuestra vida es bastante insignificante.

Hay personas que piensan que son el centro de todo, hasta hace bien poco yo también lo pensaba, mis personas cercanas, mi casa, mi trabajo, todo lo mío, incluído yo, era el centro de mi vida. realmente no era consciente al 100% de que bajo esta misma capa de ozono vivimos siete mil millones de personas, con sus vidas, sus familias y sus trabajos (o no), sus problemas, preocupaciones y aspiraciones. 

El nivel de vida que todos queremos tener y de la manera que todos queremos obtenerlo es realmente INSOSTENIBLE, se mire por donde se mire, es imposible que todos tengamos una casa, un coche, viajes todos los años, un móvil, una tablet y un robot de cocina. Todo no se puede tener. Tampoco lo necesitamos. No necesitamos nada más que el agua y la comida para el día a día y un lugar donde resguardarnos del clima, todo más que eso nos sobra, es superfluo, incluso la salud o el disfrute. (Aconsejo leer el libro "Las gafas de la felicidad" del psicóloga Rafael Santandréu y "El arte de no amargarse la vida", del mismo autor para entender esto que acabo de escribir.) 

Pensemos sólo en los millones de personas que vivien en África, Asia, en países no desarrollados, y no sólo en todos estos países, también en todos los pueblos de todas las ciudades de todos los países, si todos fueran desarrollados, sólo en papel para documentación legal tipo dni, pasaporte o cartilla del médico, acabaríamos con todos los bosques. Y la solución no es dejar sin desarrollo a estas personas que tienen el mismo derecho a estar identificados tanto como tu y como yo. La solución es pensar otras nuevas formas de progreso, de desarrollo. 

Nuestro planeta no puede permitirse la construcción masiva tal y como la conocemos ahora, no puede permitírsela ahora, menos añadiendo millones de construcciones más. El ladrillo y casi todos los materiales de construcción emiten muchísimo CO2. 

Nuestro planeta no puede permitirse la forma de alimentación que tenemos actualmente (más abajo os dejo la película completa, podéis ver las explicaciones sobre este tema). No digo que tengamos que cambiar drásticamente nuestra forma de alimentarnos, pero sí, la forma de conseguir o producir estos alimentos. 

Nuestro planeta no puede permitirse la cantidad de personas que alberga consumiendo tal y como lo hacemos hasta ahora. Es bestial la cantidad de basura que producimos, que compramos y que tiramos a lo largo de nuestras vidas. Pensadlo, toda la ropa que consumimos para ¿qué? las cantidades ingentes de pedidos que hacemos a Aliexpress por ejemplo.. ¿son necesarios? Si después tenemos todo en un cajón y no sabemos qué hacer con ellos...

Llegará un punto en el que nuestro planeta no pueda permitirse el tener tantas personas que lo destruyen. Ya nos está dando avisos con el clima más brusco, más extremo, tsunamis, terremotos, olas de calor extremas, sequías, lluvias torrenciales... Siempre los ha habido, ahora con más frecuencia y más intensos, llegará un día en el que no podamos contarlo, no será muy tarde. Solo estamos aquí de paso y nos estamos cargando nuestra casa. 

Dejo algunas imágenes de lo maravillosa que es nuestra casa y más abajo de cómo la estamos dejando. Todos, que nadie se piense que por no ser dueño de una super fábrica que contamina no tiene la culpa. Tenemos más culpa porque consumimos lo que producen esas fábricas, si no lo compráramos, nadie lo comerciaría. 

Aquí viene la realidad, aunque esto es real y pasa a día de hoy, también es verdad que hay muchísimas personas que se preocupan realmente por el cambio del clima y nuestra tierra, si tenéis cuenta en Twitter, os aconsejo que sigáis a aggregatte y a EcoInventos, son dos cuentas que comparten muchísima información sobre los avances científicos y tecnológicos que hay con este tema y muchos más, dan esperanza con sus publicaciones. 

Como os dije, aquí está el documental, es de coger manta y café, de pensarlo. En el final hay una parte más rollo comercial y político..pero quedaos con el mensaje. Las personas debemos hacer que los políticos cumplan sus promesas de la cumbre de Paris y sobretodo tenemos que cambiar nuestra forma de consumir y de vivir tan ajetreada que tenemos. No merece la pena destruir el planeta por vivir TUS 80 años.