5 ideas para cambiar la cocina sin obras

11.10.2019

Has leído bien, se puede cambiar la cocina sin hacer obras y estás de enhorabuena porque te doy las 5 ideas principales en esta entrada. 

1. La pintura es tu amiga:

Lo primero que hay que hacer para generar un cambio significativo en la cocina es visualizarla en conjunto. Tener una visión grupal de todos los elementos de la cocina. Desde el mobiliario hasta los imanes de la nevera. Vamos a buscar la excelencia. Si los frentes de tu cocina ya te agobian, están pasados de moda o tienen colores que no van con el resto de la vivienda, pinta. Pinta y colorea, pero pinta. Hay muchísimos tipos de pintura y colores para solucionar este embrollo, elige colores claros (yo no saldría de la gama de los blancos, sobre todo en los muebles altos), y aumentarás la luz de la cocina. Si las puertas son de madera, tienes mucho ganado, es más fácil, pero si son de melamina o cualquier otro material sintético, apuesta por las pinturas a la tiza, no necesitan tratamiento previo de la superficie. Aprovecha para pintar también los azulejos, hay pinturas que cubren estupendamente y aquí sí te digo que hay que invertir algo, utiliza marcas de pinturas conocidas, a veces, las marcas blancas no duran lo suficiente y con el calor y los vapores que se generan en la cocina se levanta la pintura. Si tus azulejos son blancos pero tienen cenefa, pinta la cenefa. 

2. Pegar y cantar, todo es empezar:

Si no te atreves con la pintura, no tires la toalla todavía con tus muebles, prueba los vinilos. Este material puede dar una segunda vida a tus muebles en un pis pas. Sólo tienes que cortar y pegar, te aconsejo seguir muy bien las instrucciones del fabricante, ver un par de vídeos tutoriales en Youtube para que queden perfectas y desmontar las puertas para poder trabajar adecuadamente. Si las puertas están colgadas te costará mucho más trabajo.  Hay una empresa que se dedica a este tipo de revestimientos para mobiliario que os dejo aquí y tienen verdaderas soluciones

Para las paredes y el suelo también hay infinidad de modelos para tapar azulejos que ya han dejado de gustarnos con el paso del tiempo, prueba con los suelos de PVC de imitación madera, está muy conseguidos y son muy fáciles de poner.

3. Y se hizo la luz:

Cambia la iluminación de techo y piensa en todos los puntos de luz que tienes en la cocina. A veces, solo con este cambio, podemos hacer que la estancia parezca mucho más grande. Un plafón más pegado al techo, hará que la cocina parezca que tiene el techo más alto. Apuesta por un ventilador de techo (si, y sin complejos), si tu cocina es muy calurosa y evita las tulipas que producen una luz directa y no difuminada. 

Aunque nos gusta la iluminación cálida, la cocina es un espacio de trabajo, necesita una luz blanca, tampoco hace falta que sea un laboratorio ni la NASA, pero hace falta que esté bien iluminada. Reemplaza todas las bombillas por leds, notarás el cambio también en la factura de la luz. 

Aprovecha para incluir tiras de leds bajo los muebles altos, será un buen apoyo a la iluminación genera y crearán ambiente cuando no tengas encendida la del techo. Si tienes una barra, o mesa o isla, aquí si puedes añadir alguna lámpara colgante. Pero sólo aquí. En el punto central de la cocina mejor algo muy pegado al techo. 

4. Hazle un favor a tu cocina y cambia la encimera:

Este cambio puede ser quizá el más costoso, pero será lo que aporte el mayor y mejor cambio, además si eliges una buena encimera, puedes hacer que tu cocina dure varias décadas más. Puedes elegir entre encimeras de piedra natural (granito, mármol o cuarzo), piedra sintética (como las encimeras conocidas de Silestone o las nuevas de Neolith) o de acero inoxidable. Las encimeras de madera natural no las recomiendo nunca, quedan estéticamente muy bonitas pero son una fuente de bacterias, además que se estropean con mayor facilidad que cualquier otro material. Si son sintéticas, si. al igual que las encimeras laminadas, todo un acierto si el presupuesto es bajo. En IKEA las venden por muy buen precio y con acabados realmente parecidos a las naturales. 

5. Renueva la decoración:

Este puede ser otro cambio realmente significativo para que la cocina tenga un nuevo aspecto. En consonancia a todos los cambios que ya has realizado de encimeras, frentes, pinturas y demás, ahora le toca el turno a los pequeños detalles. 

Elige una nueva grifería, acorde al tiempo en el que estamos, que ahorre agua y que tenga la ducha extensible. Te ayudará a la hora de fregar los cacharros más grandes. 

Cambia los tiradores, este es otro elemento muy significativo. Siempre recomiendo frentes sin tiradores, con uñeros, así no pasan de moda, son más fáciles de limpiar y la mejor forma para renovar. Pero si tienes tiradores, elige unos nuevos y refresca tu cocina. 

Quita todo lo que tengas sobre la encimera, intenta organizar la cocina de tal manera que no tengas nada por medio, así puedes aprovechar a dejar el frutero o unas tablas de cortar de madera (solo para decoración), un jarrón con flores o plantas decorativas. Intenta tener uno de los muebles para guardar los pequeños electrodomésticos. También así parecerá la cocina más grande. Reúne el salero, vinagrera, aceitero y las especias que uses más en una cesta o bandeja para tenerlas siempre a mano. 

Sustituye las cortinas que tengas por unos screens, son la opción más práctica, están fabricados con hilos de fibra de vidrio cubiertos de PVC, evitará que se queden los olores en la cocina, no se deforman ni se decoloran con el sol y ocupan menos espacio visual. Algo que también aportará sensación de espacio.