Habitación delicada y femenina

16.09.2016

Hoy os traigo un post para disfrutar, para descansar, fresco y sin complejos. Vamos a hablar de uno de los espacios más importantes de nuestra vivienda. Nuestra habitación. La que os presento hoy tiene la decoración muy femenina y elegante, en otro momento hablaremos de las habitaciones masculinas y de las habitaciones que se comparten, tanto con hermanos como con la pareja.

Esta es una habitación muy romántica, todo muy monocromático con toques de oro y plata, grises y beiges. Es todo de ZARA HOME como podéis observar. Y las claves para poder disfrutar de un dormitorio así son pocas pero importantes, ya que se pueden aplicar al resto de la casa.

Lo primero es elegir la paleta de colores que queremos desarrollar en nuestro cuarto, es lo más importante, ya que todo ello marcará el ritmo de la habitación y el desarrollo de las actividades que se realicen en ella. Sería conveniente que antes de pintar el espacio buscáramos algún libro o texto en la web que nos explique y hable de la psicología del color. Es muy importante y muchos no lo saben! Las habitaciones sirven para el descanso, el relax y sobretodo para dormir. Para poder dormir nuestro cuerpo segrega una hormona llamada melatonina y ésta se activa con la oscuridad y el silencio. Necesitamos que nuestra habitación sea un lugar apacible, fresco y en calma.

Por tanto deberemos elegir colores que relajen y no que activen. Jamás de los jamases se puede pintar una habitación para dormir en rojo o verde o naranja...nada de colores estimulantes y sí colores como el azul, los violetas.. son colores que relajan e incitan al sueño. Tienen muchos matices, claro está, por eso os aconsejo que leáis o que echéis un vistazo a páginas que se dedican a explicar todo lo relacionado con la psicología del color. Y que cada cual elija color según las necesidades de la habitación y la actividad que se quiera realizar en ella. Por supuesto que todo esto no debe tampoco tomarse al pie de la letra, ya que si no, nuestras casas parecerían un tablero de parchís. Yo siempre opto por paredes neutras, colores y mobiliario que no distraiga, pero si alguien es de la escuela del color, que se informe primero antes de pintar para hacerlo bien.

Dicho toda esta parrafada, vamos a la habitación. Sabiendo que debe ser un lugar calmado, hemos elegido pintarla con un color neutro como puede ser un gris muy claro, un beige, topo, arena o blanco, vamos a lo mas importante, la cama, que deberá ser cómoda, y con esto, hay que decir que lo que a uno le sienta bien a otro no, así que el colchón es totalmente personal. Sea duro y firme o blando. Y si se elige canapé o no más de lo mismo. Aquí depende de cada uno. En este caso vamos a centrarnos en la decoración y cómo vestir la cama. Si empezamos por el cabecero, podríamos decir que el material es también muy personal de elegir. Ahora de manera contemporánea se eligen tableros laminados o lacados con algún detalle en metal.. Yo recomendaría pensar un poco. El cabecero tiene una función además de la decorativa y es el aislamiento de la cama con la pared. Hace que se eviten ruidos y aporta frescor o calidez. Una tabla, al contrario reverbera los sonidos y el descanso es peor. Ya no digo que os marquéis un cabecero de capitoné, alguno liso con algún tejido bueno también puede quedar muy actual. Y el color, teniendo en cuenta el color de la pared, pues se puede tirar por la misma gama de colores, en un tono más o menos alto según también el que vayamos a elegir para cubrir la cama. Por supuesto eso de poner una puerta vieja, palets y cualquier elemento vintage que encontréis por ahí pueden quedar muy bien para la foto, pero para buscar el descanso, lo mejor es algo textil que nos aísle.

Y aquí hay mucha controversia. Si bien siempre hemos sido de sábanas y mantas y colchas, desde que llegó IKEA a nuestro país, hemos sufrido el cambio a las fundas nórdicas. El cambio es muy bueno! Estos edredones pesan menos y abrigan más, por lo que tienen mucho de positivo aunque también tienen su lado negativo en lo que a decoración se refiere. Y es lo siguiente. Tenemos tres o cuatro fundas nórdicas para nuestra cama, cada semana cambiamos las sábanas para lavarlas y además del rollo de sacar y meter el nórdico de la funda cada semana, tenemos el inconveniente que cada semana cambiamos la decoración de nuestro cuarto sin darnos a penas cuenta. (A no ser que todas las fundas que tengamos sean iguales) Cada semana ponemos que si la funda gris con los cojines negros, la blanca con flores, la de cuadritos... Esto es un desgaste decorativo!! Aunque no es tan fatal!! Hay solución, tranquilos! Mi recomendación es: Utilizar sábanas (las de toda la vida, bajera y encimera) de colores, lisas, estampadas, con flores, con cuadros o con flores y cuadros. La que queramos! no se van a ver..y las podemos cambiar cada semana para lavarlas sin problemas de interferir en la decoración. Y para taparnos, aquí sí utilizar el nórdico. Con una funda bonita, que tenga la misma función que las colchas de antaño. Para cubrir la cama, pero además nos quitamos el peso de las mantas porque éstos ya abrigan lo suficiente. Aun así todo esto es muy opcional. No pasará el mismo frío uno que viva en Lanzarote a uno que viva en Burgos. Pero esa es la idea. Yo no quito el nórdico ni en verano! Tiene su función decorativa, cuando me meto en la cama, simplemente con retirarlo y no taparme con él...pero la sábana si, eso de "me tapo con la sábana pero abro la ventana" es de ley.

Dejando claro lo mas importante del dormitorio, que es la cama y el cabecero, seguimos con el textil en cortinas y alfombras, que deberán seguir la misma línea cromática y paleta de colores. Vamos a crear un dormitorio de básicos y elementos brillantes como os muestro en la foto.

La decoración a veces es lo más importante y hacen que algo que parezca aburrido cobre vida. Si tenemos una habitación llena de básicos, con la decoración es la forma de llenarla de personalidad. Y para eso están todos estos detalles y complementos en tonos dorado, cobre y plata. Una combinación perfecta a la que incluso se le puede agregar algún color más llamativo aunque aquí apostemos por la serenidad de lo simple. Ya el oro o plata lo llenan de feminidad y elegancia.

Se han elegido sobretodo elementos metálicos o lacados, ya que si pensamos en que también llevamos los textiles del cabecero, alfombra, cortinas y colchas, éstos contrarrestan lo mullido y lo hacen más actual. Por tanto, la clave es, combinar textiles con materiales y texturas, definir la paleta de colores antes de empezar y pensar bien en la función del espacio y qué actividades queremos realizar en él.

Espero que os guste esta selección de elementos de ZARA HOME que podéis encontrar en su web.