¿Para qué sirve un interiorista?

07.07.2016

Tenía ganas de hablar de este tema y hace unos días hablé precisamente de esto mismo con mi hermano. Él no entendía como había gente que pagaba por algo que podían hacer ellos mismos. Porque claro, poner un sofá y una lámpara lo puede hacer cualquiera y claro que sí, todos podemos hacer de todo, pero hay personas que nos facilitan la vida, bien sean interioristas, asesores fiscales o fisioterapeutas. Prácticamente todas las profesiones del sector servicio son reemplazables, nadie es imprescindible al 100%, todos podemos hacer nuestra declaración de la renta y todos podemos cortarnos el pelo con la tijera de la costura de vez en cuando. Yo lo hago, ¿por qué tú no? Cualquiera puede escribir un libro, ¿verdad?.

Vamos a pensar para qué sirve esta profesión que muchos llevamos en las venas y necesitamos de ella como una droga cada día. Tengo una amiga que a día de hoy, después de todo, me sigue llamando "decoradora de interiores" y eso me da que pensar, o no se entera de nada o es que yo tengo explicarle a lo que me dedico, ¿un camarero tiene que explicar a qué se dedica?. Hay ciertas diferencias en el maravilloso mundo de la construcción y el diseño, obviamente no es lo mismo un ingeniero, que un decorador, que un aparejador, que un interiorista, que un arquitecto o que un paisajista y así... Aunque sí que es verdad que algunos pueden realizar las funciones de otro, pero igual que un médico de familia te puede recetar cualquier medicamento, lo mejor es ir al especialista, ¿no?.

Dice wikipedia que "El diseño interior (o interiorismo) es la disciplina proyectual involucrada en el proceso de formar la experiencia del espacio interior, con la manipulación del volumen espacial así como el tratamiento superficial. No debe ser confundido con la decoración interior, el diseño interior indaga en aspectos de la psicología ambiental, la arquitectura, y del diseño de producto, además de la decoración tradicional. Un diseñador interior o de interiores, es un profesional cualificado dentro del campo del diseño interior o quién diseña interiores de oficio como parte de su trabajo. El diseño interior es una práctica creativa que analiza la información programática, establece una dirección conceptual, refina la dirección del diseño, y elabora documentos gráficos de comunicación y de construcción." Ahí es ná. (dejo enlace por si alguien quiere seguir leyendo qué mas dice la wikipedia)

Pues bien, primero hablaré de la profesión, de lo que estudiamos, de nuestras competencias, de la normativa que hay que tener en cuenta para los diseños, de lo creativos que somos, de la cantidad de posibilidades que podemos ofrecer para un mismo espacio, de materiales y sus posibilidades. No, es broma, eso llevaría demasiadas líneas y no quiero aburrir a nadie, voy a ser concreta con unas imágenes. Y os voy a dejar también un enlace al blog de un compañero de profesión, un grande, Ivan Cotado, en el que describe muy bien cuales son nuestras funciones en tono divertido.

Y como lo prometido es deuda, aquí tenéis la primera selección de imágenes de viviendas normales, de bares y restaurantes normales y de hoteles y comercios normales. Todos podemos sentirnos identificados aquí, todos frecuentamos estos lares. 

No son esperpentos del todo esas imágenes, no he querido hacer sangre, podría haber puesto casos reales peores, pero quería que fueran espacios normales y corrientes.

Para el segundo turno tenemos espacios que han pasado el certificado de chapa y pintura de un interiorista. De verdad, si todo el mundo es capaz de hacer esto, ¿por qué no lo hace? No es más caro de hacer que lo que hemos visto arriba. El presupuesto lo marca el cliente y el interiorista debe ser capaz de buscar una solución acotada a ese presupuesto. Reciclando, renovando, buscando materiales más baratos...lo que sea. Pero ya sabéis a lo que me refiero y aunque sólo nos quedemos con las imágenes y sería la parte puramente estética, os puedo asegurar que detrás de cada una, hay un proceso, una idea que se vuelve proyecto, una función, cumplimiento de la normativa, en definitiva, una solución a una problemática. Ahí van.