3 recetas sanas con calabaza

24.09.2019

Acabamos de entrar en la temporada de otoño y esto quiere decir que estamos en pleno apogeo de las hortalizas  más dulces del año. Las calabazas, zanahorias, patatas o boniatos están de moda además de las chirivías, acelgas, brócolis, coliflores o puerros. Hay más verduras y hortalizas de otoño que no deben faltar en nuestra dieta, pero hoy nos vamos a centrar en la más famosa. la calabaza. ¿Qué tiene que ver esto con el interiorismo? ¡El color! El color naranja en todas sus tonalidades es de los colores más usados en decoración ya que es cálido, acogedor y favorece la comunicación además de estimular la creatividad. 

El color naranja tiene una acción liberadora sobre las funciones mentales y corporales; remedia depresiones, combina la energía física con la sabiduría mental, induce la transmutación entre la naturaleza inferior y la superior, ayuda a desenvolver y desarrollar la mentalidad por lo que vamos a meternos de lleno con las calabazas. 

Será por Halloween o por lo polivalente que es, pero lo cierto es que además de tener una gran cantidad de agua, tiene muy pocos hidratos de carbono y una inapreciable cantidad de grasa. Es buena fuente de fibra que ofrece valor de saciedad y mejora el tránsito intestinal por la alta presencia de mucílagos. Éstos son un tipo de fibra soluble que tiene la capacidad de suavizar las mucosas del tracto gastrointestinal.

En relación con las vitaminas, la calabaza es rica en beta-caroteno o provitamina A y vitamina C. Presenta cantidades apreciables de vitamina E, folatos y otras vitaminas del grupo B tales como la B1, B2, B3 y B6. La vitamina A es esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello, las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico, además de tener propiedades antioxidantes.

La vitamina E, al igual que la C, tiene acción antioxidante, y ésta última además interviene en la formación de colágeno, glóbulos rojos, huesos y dientes. También favorece la absorción del hierro de los alimentos y aumenta la resistencia frente las infecciones. 

Los folatos participan en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico. En cuanto a su riqueza mineral, la calabaza es un alimento rico en potasio. También contiene otros minerales como fósforo y magnesio, pero en menores cantidades. El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, además de intervenir en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. 

El fósforo, al igual que el magnesio, juega un papel importante en la formación de huesos y dientes, pero este último además se relaciona con el funcionamiento del intestino, nervios y músculos, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante. La calabaza presenta calcio y una pequeña cantidad de hierro, pero dichos minerales apenas se asimilan en nuestro cuerpo en comparación con los procedentes de alimentos de origen animal.

Pumpkin fries 

Precalienta el horno a 180º. Pela y corta la calabaza en bastones. En un cuenco, añade un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra, pimentón dulce (o picante), ajo en polvo y sal, mezcla todo y mete los bastones de calabaza. Haz que queden todos cubiertos con la mezcla de especias y aceite, puedes hacer la mezcla con las especias que más te gusten. Coloca sobre una bandeja de horno papel de hornear y pon los bastones untados. Intenta que no estén muy amontonados para que no tarden mucho en hacerse. Mételo en el horno hasta que veas que están hechos y disfruta. Son un vicio!! Puedes acompañarlas con alguna salsa holandesa aunque dependerá de las especias que añadas.  

Cuanto más tiempo pasen en el horno más crujientes quedarán, pero no te pases que se queman con facilidad cuando empiezan a deshidratarse. 


Crema de calabaza

Pica en dados una cebolla, un puerro, un par de patatas, una calabaza y dos zanahorias. En la olla express añade un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra y saltea las verduras con sal hasta que la cebolla y el puerro queden casi transparentes. Una vez que las verduras estén un poco pochadas añade agua o caldo casero hasta cubrirlas, si añades caldo, ten presente que antes hemos echado sal a las verduras. La cantidad de líquido marcará después el espesor de la crema. 

Cierra la olla express y siguiendo las instrucciones de tu olla déjala unos 20 minutos cociendo. Cuando termine, pasa todo por la batidora hasta que quede un puré muy fino. Puedes añadir algo de leche si está muy espesa. Para la presentación puedes añadir algo de pimentón dulce, o crema de leche, un huevo poché, las pipas de la calabaza salteadas... Es una cena fantástica! Que la disfrutes! 

Tortilla de calabaza y calabacín

Pela la calabaza y corta el calabacín, la cebolla y la calabaza en juliana (la cebolla es opcional, pero quedará mucho más jugosa) y añádela a una sartén precalentada con un poco de aceite de oliva virgen extra. Cuando esté pochada añade un poco de sal. En un cuenco bate 4 o 5 huevos (dependerá de la cantidad de verduras). Una vez que la verdura esté cocinada añádela a los huevos y mezcla.

En otra sartén antiadherente, vierte las verduras ya cocinadas con el huevo y espera a que cuaje un poco, con una espátula de silicona ve despegando los bordes para que no se pegue y con la ayuda de un plato o fuente, dale la vuelta con cuidado cuando esté cocinada por la base. Espera hasta que se cocine también el otro lado y sigue despegando de los bordes con la espátula.