Susana Solano, arte y vida.

04.03.2018

He aquí la vida y obras de una artista consagrada con el tiempo, es espectacular la constancia y perseverancia de Susana a la hora de trabajar, esta vez, se muestra su taller de Gelida, donde almacena y guarda con mimo sus obras expuestas algunas e inéditas otras. De mayor queremos ser como Susana Solano, con la misma calma y el mismo respeto hacia el arte nuevo y distinto.

Es un ejemplo a seguir como madre con tres hijos, un nieto y una perrita llamada Frida. Por este taller ha pasado la mano de Carme Pinós, exmujer de Enric Miralles y eso se nota, la nave situada en un polígono industrial, era como el resto de naves, fría, oscura y deshumanizada, pero entre la reforma que hizo Pinós y el toque hogareño que le da la propia artista con sus esculturas, pinturas, láminas, cuadros y fotografías, parece más bien una vivienda a un taller.

Solano trabaja los metales a pequeña y a gran escala, tiene retales de mallas metálicas por todas partes, suponemos que para hacer el prototipo de la obra final y para manejar su textura y saber como se comporta cada espesor o grosor de estos metales...

El taller tiene grandes aperturas por donde entra la luz, totalmente necesario para cualquier persona que su trabajo necesite horas y horas y más horas de dedicación, la iluminación además de aportarnos visibilidad en la habitación donde nos encontremos, también afecta a nuestro sistema, a nuestro cuerpo de forma psicológica, el sol hace que nuestro organismo adopte estimulación, hace que nos sintamos bien con nosotros mismos, de ahí a la diferencia de caracteres o formas de ser de las personas que habitan el sur con las que viven en el norte... el clima es fundamental para nuestra forma de ser y nuestros estados de ánimos. Por ello Carme Pinós, aumentó los huecos de las ventanas y realizó la gran mayoría de tabiques del taller con pavés, para dejar pasar la luz, la iluminación tan importante, que da inspiración o te la puede robar.

La gran acumulación de objetos y enseres y fotografías y cuadros y láminas de las obras expuestas por todo el mundo de esta artista, se realiza gracias a grandes cajas de embalar o empaquetar, todo está bien guardado y clasificado, sino, sería un caos. Pero Susana Solano tiene otros dos talleres más, uno en Menorca y otro en el campo, ¿no sería más lógico tener uno sólo con todo allí almacenado? Podría llegar a ser inmenso, si, pero por lo menos es más práctico. Así, deberá tener desde tres tijeras, hasta tres rollos de tela metálica tal y pasando por tres cocinas o tres baños con todos los utensilios necesarios... que está en el campo y le hace falta algo que tiene en Gelida, que hace, ¿va a Gelida a buscarlo? ¿o compra otro? Es una gran pérdida económica...

y tanto almacenaje, ¿al final para qué? Es toda la herencia que dejamos, todos nuestros objetos, y en la vida de un artista, más aún, todo acumulado, todo... cosas que al final no sirven para nada y objetos que se acumulan tomando el polvo y las telarañas parte de sí mismos. Cosas que una vez que falten los artistas o pierden todo su sentido o lo recobran al cien por cien. Podemos seguir su obra en su web 

Este artículo lo escribí en 2009, probablemente la situación profesional, personal y artística de Susana Solano haya cambiado de manera significativa. Es un artículo recuperado de la asignatura de mobiliario y decoración de la carrera.